apóstrofe a Guardans, Giménez y Cía., S. C. A. (Sociedad en Comandita por Alegaciones)

ASUNTO: Proyecto para el ciclo de cine de la biblioteca (1)
FECHA: sábado 10 de junio de 2006  21.18

Se exhibirá Sansón y Dalila (1949), de Cecil B[lount] DeMille.

Se ilustrarán, tomando como base diversas secuencias formativas de la película, momentos obsesivos de la vida del último juez de Israel, decimocuarto si se cuentan uno por uno: su concepción muy parecida a la de la Virgen María e igual a la de Sara (Jueces 13, 3 y 4); su encuentro con «la mujer de la vaguada de Soreq»; la locura de amor que lo aparta de su misión; Yahveh que le vuelve la espalda por causa de esa locura; los turnos de engaño e insistencia por parte de Dalila para que le revele su secreto de nazareno; el prendimiento que evoca intensamente el del Camborio lorquiano; la secuencia estremecedora cuando lo ciegan, y el gran final de Jueces capítulo 16, versículos 26 al 30, en que pide arteramente durante la festividad nacional de Dagón, el dios pez, que lo coloquen entre dos columnas del templo de Gaza y clama «¡Muera yo con los filisteos!». Hay frecuentes afirmaciones paradójicas de que la realidad supera la ficción, pero aquí el cine no pudo superar la Biblia. Ni le hizo falta.

El film sirve quizá como ningún otro que experimenta con temas bíblicos, en la puesta en escena, como se ve, «el menú viene de catering», para hacer patente la debilidad de la fuerza, cifrada en la cortesana Dalila, según el antojo popular una espía al servicio del tirano de Gaza (el «villano» habitual George Sanders en la película), pero, según otras fuentes, una mujer que no era extranjera y, en consecuencia, no necesitaba ser pagada y había traicionado a Sansón con una finalidad patriótica.

Sea como fuere, el amor se presenta como debilidad de la fuerza, porque es cierto que Dalila termina enamorándose de su víctima, con lo que la presunta debilidad invierte su signo y en unión con la cruz del amor, en la medida en que la traidora debe convencer al traicionado de que lo ama a despecho de todo lo que le han hecho por su causa, cobra la fuerza de la corrupción. Sansón marcha al martirio solo, abucheado por la multitud; ella lo sigue de cerca, absolutamente desgraciada. No hay consuelo entre los dos: ni ella sabe cómo ofrecérselo ni el suicidio de él, tan falto de matices como corresponde a la redención, puede aceptarlo. El amor alcanza la dulzura suprema de la corrupción.

Por eso había pensado poner a la charla / conferencia el título de La debilidad de la fuerza. La fuerza de la corrupción.

Tenemos un problema, señora Guardans (como se dice en las películas). Se la puede exhibir entera, pero, claro está, haríamos del cine un fin y de la charla exegética un medio. Habría un predominio del argumento sobre la interpretación y se prestaría a mis palabras la misma atención que se le prestó a Moisés cuando bajó con las tablas de la Ley y el pueblo estaba bailando música-máquina alrededor del pensativo becerro de oro. Otra posibilidad es la ensayada por el profesor Tresserras en el ISCREB (2). Él lleva a su materia una película previamente editada, con tres, cuatro, cinco secuencias escogidas y amputadas para circunscribir lo que quiere transmitir. El contenido pedagógico predomina sobre el cinematográfico; en realidad, no sé de otro sitio mejor para que el símbolo extracinematográfico se agarre, quede fijo, anclado. El espectador padece el sacrificio argumental, incluso el menosprecio de la ilación, pero el alumno aprovecha la lección que le ofrece el cine visto desde fuera, desde esa peculiaridad que es un film reducido a pequeño dibujo y que desvela muchos aspectos del retablo medieval que hay atrás, mal enterrado.

La dificultad para poner en práctica esto es que habría que tener un programa de edición de video, un medio para cercenar las secuencias como se quiera, y en casa no tenemos. ¿Qué le parece a usted? ¿Me muevo para conseguirlo? La película ya la tengo. ¿O le parece mejor que la proyectemos toda? También así la conferencia se prolongaría más.

Porque «sin deseo no hay movimiento», sin respuesta casi no hay deseo, salvo si por deseo entendemos (substraemos) el significado, completamente tapiado, que Schopenhauer dio a ‘voluntad’.

SAXON A.DAIR

Notas

(1) Del Centro de Estudio de las Tradiciones Religiosas (CETR), que amplió su nombre obstruido a Centre d’Estudi de les Tradicions de Saviesa.

(2) Institut Superior de Ciències Religioses de Barcelona.

RE: Proyecto para el ciclo de cine de la biblioteca
FECHA: lunes, 12 de junio de 2006  6:13:16

Le reenviaré ahora su mensaje al coordinador del ciclo, Guy Giménez. Ya se pondrán de acuerdo, hasta pronto,

T. Guardans

Re: Proyecto para el ciclo de cine de la biblioteca
FECHA: lunes, 26 de junio de 2006  11:21:09

Apreciado Saxon Alasdair Grant Petrella Vázquez Meyer-Drisaldi Matello Telford-Lennox Humphreys,

La Sra. Guardans me hizo llegar su interesante propuesta. Como principal responsable del ciclo de cinema del CETR, intentaré dar respuestas a sus diferentes preguntas.

1. Me parece mucho más adecuada la opción que Vd. menciona (la película previamente editada, con tres, cuatro, cinco secuencias escogidas y amputadas para circunscribir lo que quiere transmitir). Disponemos de un programa de edición que pondríamos a su disposición en caso de que se realice la sesión. Esto implicaría aconsejar a los futuros participantes que visionen previamente la película, para poder seguir el argumento.

2. El ciclo de cine está previsto para el primer semestre 2007. En cuanto nos pongamos a ordenar y clasificar las diferentes propuestas, me volvería a poner en contacto con Vd. para concretar el enfoque que se le quiere dar a la sesión. Se tratará probablemente de una única sesión, de 3 horas, ofreciendo espacio para el debate.

3. Como bien sabrá el CETR es un Centro sin ánimo de lucro, pero aún así su prestación sería remunerada. En estos momentos, no le puedo decir de cuanto serían sus honorarios pero si sigue interesado se lo comunicaremos antes de la preparación.

Para cualquier pregunta, no dude en ponerse en contacto conmigo.

Cordialmente,

GUY GIMÉNEZ.

Fw: Col.laboració cicle de cinema CETR
FECHA: viernes, 01 de diciembre de 2006  9:23:11

Estimado Señor Grant,

Como comentado [sic] en nuestra conversación telefónica, le confirmo la fecha del 23 de febrero y le adjunto mi correo original junto con la programación provisional del ciclo en el documento adjunto.

Agradeciendo su colaboración, un saludo cordial,

GUY GIMÉNEZ.

Apreciado Saxon Alasdair Grant Petrella Vázquez Meyer-Drisaldi Matello Telford-Lennox Humphreys,

Estamos finalizando la preparación del «Cicle de cinema i espiritualitat» del CETR. Esta propuesta es una novedad en la oferta de este año del CETR. Esperemos que, al margen de abordar la espiritualidad desde una vertiente más amena que los textos, atraiga un público nuevo y variado, siendo así otra manera de dar a conocer y difundir las actividades del Centro.

Como en su momento manifestaste tu interés por colaborar en esta actividad, te comunico el planteamiento para que puedas decidir cuándo y cómo decidirás aportar tu valiosa ayuda.

La actividad se iniciará el viernes 26 de enero y seguirá cada quince días con el siguiente calendario:

26 de enero – 09 de febrero – 23 de febrero – 09 de marzo – 23 de marzo – 20 de abril – 04 de mayo – 18 de mayo.

La primera cosa que te pido es elegir la(s) fecha(s) que te vaya(n) mejor para la(s) sesion(es) que animarás. (El primero en elegir tendrá más opciones.)

Por «animar» entendemos:

Antes de la proyección de la película que hayas elegido (a las 18:30), explicar en pocas palabras por qué se ha elegido esta película y los aspectos en los que los espectadores deberán fijarse particularmente.

Después de la proyección (hacia las 20:00):

Profundizar en los aspectos más interesantes de la película, relacionándoles con la espiritualidad (con el uso, o no de textos).

Abrir y moderar el debate entre los espectadores (aprox. una hora, pero que dure lo que tenga que durar…).

Luego, indícame el título de la película elegida y brevemente (para poder incluirlo en la página web y en el folleto que enviaremos ahora) por qpensaste en esta película.

Pensábamos cobrar una entrada de 6€ por participante con lo cual se podría retribuir al presentador unos 60€ (más o menos).

¿Cómo lo ves? Espero a que me digas algo.

¡Gracias de antemano por tu colaboración!

GUY GIMÉNEZ.

De momento, el programa provisional quedaría así:

26 de enero | El Sr. Ibrahim y las flores del Corán amb Halil Bárcena

09 de febrero | Samsara amb Beatriz

23 de febrero | Sansón y Dalila amb Saxon Grant

09 de marzo | Copying Beethoven amb Mercè Sala

23 de marzo | Encuentros con hombres notables amb Halil Bárcena

20 de abril | Náufrago amb Raimon Ribera

04 de mayo | Hierro 3 (título por confirmar) amb Oscar Puigardeu

18 de mayo

ASUNTO: sobre el pase de Sansón
FECHA: sábado, 10 de febrero de 2007  7:32:33

Apreciado Sr. Grant,

su visita de ayer a CETR sirvió para confirmar algo que usted ya imaginaba: que su participación en el ciclo de cine de CETR no se adecua a los objetivos del ciclo. Preferiría llamarle que no escribir, pero su teléfono si lo tengo está en CETR y prefiero no esperar al lunes.

Por lo que me comentó usted ya se lo había expuesto a Guy Giménez en un mail que, quizás, no mereció la atención debida. Usted ya veía que su participación se alejaba del marco de cultivo de la espiritualidad, trabajo del silencio interior, etc. que Giménez les proponía como ejes de este ciclo y por eso vino ayer. Habría sido mejor para todos haberlo aclarado entonces. Pero creo que más vale tarde que nunca.

En este sentido creo que su visita fue muy útil para que usted mismo pudiera comprobarlo con sus propios ojos: su propuesta no se corresponde con lo que el público de CETR espera que CETR le ofrezca. Principalmente por la orientación y temática de su discurso, tal como usted mismo insistía en hacernos ver ayer. Y, de forma secundaria, por la propia película, su formato y duración (que sería una pena y una dificultad recortar, como nos decía). Es una película que merece otro tipo de análisis y comentario tipo «filmoteca», en el marco de otro estilo de cine forum. Pudo comprobar que antes de las 20,45 h. ya había personas abandonando la sala, y que antes de las 21 h. se movía todo el mundo…

En resumen, en nuestra conversación en la entrada apuntábamos la dificultad de atender a las expectativas de dos tipos de público muy distinto: el que usted había invitado, el del departamento de historia del arte, y el de CETR. No dudo que el acto hubiera sido idóneo para su público. Pero yo tengo que velar por que lo que ofrezca CETR se adecue a lo que el público de CETR espera de nosotros. Y su presentación de Sansón y Dalila queda fuera del marco, objetivos, orientación, tono, intereses… en el que se sitúa este ciclo.

No he podido hablar con Giménez todavía, pero le envío como puede ver copia de este mensaje. Mi propuesta es que nosotros avisemos a nuestro público de que se anula el acto, y que usted lo comunique a sus invitados («culpando» a la organización del ciclo y a «causas ajenas a su voluntad», por supuesto). Antes de dar ningún paso concreto, me faltará saber la opinión de Giménez, cuando podamos comentarlo, y la suya, claro.

Atentamente,

Teresa Guardans.

PARA: Guy Giménez
ASUNTO: sobre el pase de
Sansón y Dalila
FECHA: viernes 23 de febrero  16.58

Le envío, para que se haga una cierta idea de los efectos, la primera invitación, la otra que hubo de ser redactada a toda prisa por la censura, aplicada de un tajo, y el resumen del punto de vista que hoy se suponía que tenía que desarrollar en el CETR con la proyección de la película.

El resumen le servirá para comprobar cómo Guardans y [Mariano/Marià] Corbí se refugiaron en la censura por el susto que les produjeron las sombras que ellos mismos proyectaban quizá con sus mentes en la pared. Verá cómo realizaron el cambiazo, la previsión de agigantar lo que resulta sencillo y de ese modo es pequeño, tal como recordará que hicieron Brangäne, la criada de Isolda, que cambia el veneno para Tristán y le escancia un filtro de amor, y Julieta con el brebaje de Fray Lorenzo.

Pero ni yo caí en el letargo que, cambiando detalles de la acción, es pauta de persona bien educada, ni aquellos dos se enamorarían de mí.

La emoción que trunca la censura tiene efectos en el plano material más graves que el hecho de que la libertad deba recurrir al hospital para salvarse. Impide averiguar cómo pudo haber sido lo que, en fin de cuentas, tampoco fue. Si se acepta demasiado fácilmente que Corbí y Guardans son los únicos responsables de lo que pasó (o de lo que no pasó), usted, Guy, quedaría eximido, me parece, como responsable «artístico-intelectual» del ciclo. El beneficio haría correr la voz de que la responsabilidad se reduce, en el mundo imaginario de los irresponsables, está claro, y eso no lo queremos ninguno de los dos, ¿verdad? Resalto esta observación porque creo que su abstención a resistir el sacrificio de mi conferencia no contempla el riesgo del mal extraordinario cometido contra lo que pudo ser.

¿Sabía usted, Guy, que la censura es anticonstitucional?

ASUNTO: Invitación

Os invito a una charla con proyección de película «en colorines» que daré el próximo viernes 23. Se proyectará Sansón y Dalila, el clásico de Cecil B. DeMille de 1949, con interpretaciones ingenuas al par que memorables, entre ellas la de George Sanders como tirano «de las cinco villas», en su papel consuetudinario de enervado cinismo, razón de su permanencia en pantalla. El fundido encadenado de Hedy Lamarr en el que se transparenta el plano final de Greta Garbo de La reina Cristina de Suecia. Y del mantecoso Victor Mature, mejor no hablemos, él que decía que tenía «una mirada sagrada».

Al término de la proyección habrá debate, como es ritual. La sesión comienza a las 18.30, con duración prevista hasta las 21.00, según reza el programa de los organizadores del ciclo Cinema i Espiritualitat. El lugar de la cita es el Centro de Estudio de las Tradiciones Religiosas (CETR [tel. 93-410 77 07]), «escondido» en los Jardins Montserrat de Rocafort-Rosselló, estación Entença de la línea V azul, adonde hay que llegar casi con mapa.

Cobrarán entrada: 6 euros. Es para que el conferenciante no se vaya de vacío, como los caballos de Michael Curtiz.

Estará movido.

Os espero.

ASUNTO: Proyección anulada por aplicación de censura y reemplazo de escenario.

Lamento tener que informaros de que la presentación y conferencia que iba a dar en el CETR fueron sometidas preventivamente a una evaluación censorina que rescata la vieja variable del ‘delito de opinión’ y que, aplicándoseme un maccarthismo de entrecasa, la proyección fue anulada por «causas ajenas a mi voluntad».

Mirando de arreglar un roto con un descosido, se ha encontrado un escenario alternativo y la proyección se podrá realizar finalmente en la sede de la Comunitat Jueva Bet Shalom, calle de Benito Pérez Galdós 23, bajos (cerca de plaza Lesseps), el domingo 11 de marzo a las 17.00.

Como no hay mal que por bien no venga también (1), la entrada se ha rebajado de seis a tres euros. El importe total de la recaudación irá para la comunidad.

Gracias a todos.

FICHA TÉCNICA
Sansón y Dalila
(1949)

DIRECTOR
Cecil B[lount] DeMille

AYUDANTE DE DIRECCIÓN
Edward Salven

GUIONISTAS
Jesse L. Lasky, Jr., y Fredric M. Frank; adaptación histórica de Harold Lamb y Vladimir Jabotinsky de los capítulos 13 al 16 del libro de los Jueces

MÚSICA ORIGINAL
Victor Young

DIRECTOR DE FOTOGRAFÍA
George Barnes

MONTAJE
Anne Bauchens

DECORADORES
Sam Comer y Ray Moyer

DISEÑADORES DE VESTUARIO
Edith Head, Dorothy Jeakins, Elois W. Jenssen, Gile Steele y Gwen Wakeling

EFECTOS ESPECIALES
Devereux y Gordon Jennings, Paul Lerpae, Cliff Shirpser y Barney Wolff

EFECTOS VISUALES (MATTE PAINTING)
Jan Domela

PERSONAJES PRINCIPALES
Sansón (Victor Mature), Dalila (Hedy Lamarr), el tirano de las cinco villas (George Sanders), Semadar, hermana de Dalila (Angela Lansbury), Ahtur, gobernador militar de Dan (Henry Wilcoxon), Miriam, la novia de pueblo (Olive Deering), Haisham, la vieja criada de Dalila (Julia Faye), Saúl, futuro primer rey de Israel (Russell Tamblyn), Tubal, padre de Dalila y Semadar (William Farnum), Garmiskar, el luchador (William
Wee Willie Davis)

SINOPSIS
Sansón, el Hércules danita, se pasa los días jugando a los dados y frecuentando la compañía de prostitutas, sin darse prisa en tomar conciencia de su misión como juez, el duodécimo de una genealogía.

Los filisteos, a través de los amorrheos, vasallos suyos, que habían empujado a la tribu de Dan hacia el norte (Jueces 1, 34 y 35), oprimen al pueblo en su expansión hacia el este. El pueblo gime bajo la opresión y el héroe se divierte sin pensar en nada más. No será hasta el reinado de David, primeramente mercenario al servicio de los filisteos, cuando éstos sean reducidos a vasallaje.

Pero un suceso inesperado tuerce su vida. Se promete con una mujer filistea de la vecina Timná Semadar en la película y en la noche de bodas una apuesta alocada fija el enfrentamiento irremediable.

A partir de ese momento, Sansón se convierte en una especie de guerrillero que devasta las mieses (Jueces 15, 4 y 5) y asalta sus caravanas. El pueblo lo protege y los filisteos recurren entonces a Dalila para que averigüe dónde tiene su escondrijo.

¿POR QUÉ ÉSTA?
Esta película muestra, quizá como ninguna otra, el papel de la mujer en las sociedades patriarcales. Si, por un lado, dibuja con carácter el duelo entre Miriam, la belleza intimidada, sumisa, doméstica, la «novia» prometida a Sansón desde su niñez, y Dalila, la «belleza traidora», como la misma Miriam la cotiza, por otro lado la lujuria de Dalila era el único arreglo que podía hacer una mujer en un mundo de codicia imperialista e intrigas palaciegas para contrarrestar la orfandad de
instrumentum vocale, ‘herramienta con voz’.

Si se escoge un punto de partida inverso, esto es, poniendo la carne del mito en el asador de la deslumbrante visión contraria, Dalila pudo haber sido reclutada por los tiranos de la pentápolis filistea reunidos en consejo para tratar de hallar el punto flaco del enemigo común. Esta posibilidad no ha hecho historia, por supuesto, pero, de considerarse, ya no sería la mujer pérfida que nos presenta el relato acaso interesadamente esquemático del Antiguo Testamento, sino una espía en la que un observador imparcial distinguiría nuevos matices de patriota ad hoc. (Los espías son jugadores habituales en cualquier guerra.)

Para el Código Hays que obstruía el cine de la época, la lujuria mejoraba al evolucionar en amor. Pero Dalila se enamora de Sansón sin rendirse.

¿QUÉ RELACIÓN GUARDA CON LOS PLANTEAMIENTOS DE BET SHALOM?
Podría aventurar que hay un cierto paralelismo entre los filisteos, que dieron su nombre a Palestina, y los modernos palestinos en fase de recuperación militarista de las «cinco villas» que fueron bíblicamente filisteas
Gaza, por ejemplo, uno de los escenarios de la película y una porción de la juventud contraria o incluso ajena al militarismo bíblico-irredentista del Estado de Israel.

¿QUÉ ASPECTO RECOMIENDO OBSERVAR MÁS PARTICULARMENTE DURANTE LA PROYECCIÓN?
Aparte de los estrictamente técnicos, tales como el fundido encadenado del rostro de Hedy Lamarr tras el beso que se dan Angela Lansbury y Victor Mature o el desmoronamiento del templo de Dagón al final, que dura dos minutos
y veinticinco segundos, el camino interior seguido por Sansón, su suicidio sacrificial, tan debatido desde John Donne hasta Borges. Hay que recordar que era un hombre sensual, que iba con prostitutas y que un héroe carismático veterotestamentario no está adornado forzosamente de las galas de santidad y pureza que constituirán un «prerrequisito» cristiano en el Nuevo Testamento.

_____
(1) Ni hay bien que venga de algo que empezó mal. El día pudo haberlo elegido el enemigo, asistieron pocas personas, que tuvieron que esperar en la calle mucho tiempo a que llegase el que tenía la llave, Jai Anguita, y levantara la persiana.

Re: sobre el pase de Sansón y Dalila
FECHA: viernes, 16 de marzo de 2007  12:29:02

Apreciado Señor Grant,

¿Cómo fue la proyección (en entorno amigable)?

¿Qué acogida recibió su propuesta? Como pudo ver, no me fue posible asistir a la sesión: no es nada personal y lo lamento, pero últimamente, no tengo tiempo para asistir a gran cosa, ni siquiera a mi familia (tengo quejas formales).

Bueno, esperando tener la oportunidad de conocerle algún día.

Mis más cordiales saludos,

GUY GIMÉNEZ.

Esta entrada fue publicada en Epistulæ in bello (apóstrofes y sátiras). Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s